1. Inicio keyboard_arrow_right
  2. Descubre más keyboard_arrow_right
  3. Comprendiendo el fenómeno de la niebla en el desierto

Comprendiendo el fenómeno de la niebla en el desierto

A través de los tiempos, diversas culturas ancestrales alrededor del mundo han aprovechado la niebla como una invaluable fuente de agua fresca. Un ejemplo destacado ocurrió en el siglo XVI en la isla El Hierro, en el archipiélago de las Islas Canarias en España, donde la población se abastecía de agua gracias a un árbol conocido como "El Garoe", capaz de capturar la humedad de la niebla. Esta técnica aún se empleaba en 1990 en la península arábiga, donde dos olivos generaron 1.000 litros de agua diarios durante el monzón de ese año (Frigerio, 1990).

De manera similar, en el desierto costero de nuestro país, los "camanchacos" o "changos" aprovechaban el agua proveniente de la niebla para consumo humano, utilizando plantas que naturalmente acumulan agua en sus tallos para dirigirla hacia piedras ahuecadas, permitiendo la captura del agua condensada.


Qué es la niebla

La niebla es un fenómeno atmosférico caracterizado por la presencia de una masa de aire saturada de diminutas gotas de agua en suspensión, lo que reduce la visibilidad en la superficie terrestre. Este fenómeno es común en todo el mundo y tiene diversas causas y tipos, como la niebla de radiación, la niebla de advección y la niebla orográfica, cada una formada bajo condiciones atmosféricas específicas.

La formación de niebla está influenciada por varios factores, incluyendo la presencia de centros de alta presión conocidos como anticiclones. Por ejemplo, el Anticiclón del Pacífico Suroriental, situado cerca de las costas de Ecuador, Chile y Perú, desempeña un papel crucial en la generación de condiciones propicias para la niebla. Este anticiclón provoca que el aire en las capas superiores de la atmósfera descienda hacia la superficie, calentándose durante el proceso debido a la compresión del aire. Esta elevación de la temperatura impide que las nubes se formen a gran altura, resultando en una nube de apariencia plana cuando se observa desde aviones o montañas.

Estas extensas nubes llamadas estratocúmulos, al ser transportadas por el viento hacia la costa, son interceptadas por elementos topográficos como los farellones y cerros de la Cordillera de la Costa. Esto provoca un enfriamiento adicional del aire y la condensación de las pequeñas gotas de agua en forma de niebla en las zonas cercanas a la costa.


Tipos de niebla

Se pueden identificar tres tipos de niebla. Estas tienen sus orígenes en la circulación atmosférica planetaria y las características geográficas locales.

La niebla de advección es muy común en los cordones costeros del norte. Se forma a partir de una nube estratocúmulo que se genera en el mar a cientos de kilómetros de la costa con una presencia prácticamente constante, pero variable en altitud, aproximadamente entre los 500 y 1.200 metros sobre el nivel del mar. Esta nube es desplazada por el viento desde el mar hacia el litoral y la cordillera de la Costa (“advección” significa conducción o arrastre de algo). Allí es interceptada por las laderas y cimas de los farellones y cerros, transformándose en niebla, por lo cual se le define como una “nube a ras de suelo”.

La niebla orográfica conocida también como “nube gorro de montaña” (“hill cap cloud”), es una nube frecuente que se manifiesta en las zonas montañosas del mundo. En Chile son típicas en las altas cumbres de Los Andes y en las serranías de la cordillera costera. Las altas montañas son los obstáculos naturales que obligan a la masa de aire que ingresa desde el océano a ascender y enfriarse por expansión, condensar el vapor de agua y así formar la niebla19. Las puntas del relieve terrestre que se adentran en el mar, también colaboran en la formación de la niebla, porque alteran el comportamiento del viento en ese punto, generando mayor desigualdad y por lo tanto más posibilidades de afloramiento de aguas frías profundas, que refuerzan el contenido líquido de la nube.

La niebla radiativa se produce en pequeños parches durante las noches despejadas sobre suelo húmedo. Este tipo de niebla se produce por el enfriamiento de una masa de aire transportada desde el océano, que se condensa por el frío nocturno y de madrugada.

Las nieblas advectivas y orográficas son las que más interesan para extraer artificialmente su agua.

CLM: Capa Límite Marina y TSM: Temperatura superficial del mar


Referencias Bibliográficas